viernes, 30 de enero de 2015

CONSULTAS  

         Pregunta: Después de hablarlo mucho  en la cama y de pensar cómo hacerlo, mi mujer me ha puesto los cuernos, pero unos buenos cuernos. Le ha gustado tanto que ya ha repetido tres veces en dos semanas.  Yo he disfrutado mucho, he sentido excitación, celos momentáneos y una cierta preocupación por si nuestra relación seguirá siendo la misma después de habernos metido en este mundo de los cuernos.
Respuesta: Es lógico que a los dos os guste este nuevo mundo cornudo porque los dos lo habéis buscado. Es lógico que tengas sentimientos encontrados. Vuestra relación como pareja  ya no será la misma, será mejor, pues estará más basada en la confianza y en daros gusto el uno al otro en relación al sexo y de paso en otras muchas cosas.


 Pregunta: Cuando mi esposa me está poniendo los cuernos,  me mira con mucha frecuencia. ¿Por qué lo hace?  Yo no jodo con nadie, yo solo miro y me acaricio la polla.
Respuesta: A ti te gusta mirarla porque te excita y te causa un gran placer ver cómo le meten la polla por el coño o por el culo; te gusta ver su cara de excitación y placer; te gusta verla cuando se corre.
Ella a ti te puede mirar porque le gusta ver cómo te excitas y se te pone la polla tiesa cuando ella está abierta de piernas; te puede mirar para recordarte que eres un cornudo cabrón y que eso te ocasiona placer; te puede mirar… por un montón de cosas, pero el caso es que te mira y tiene conciencia de que estás ahí.


        Pregunta: Mi marido y yo llevamos un poquito de tiempo haciendo esta vida de pareja cornuda. Me parece que cuanto más le pongo los cuernos, más me quiere. ¿Esto es normal?

         Respuesta: ¡Sí que lo es! Los cuernos se basan en el respeto, en la confianza de uno en el otro, y en la sinceridad. Todo esto hace que te sientas más seguro, que disfrutes más de las situaciones y  que dentro de la pareja se disfrute más el uno del otro.


          Pregunta: Mi marido y yo hemos hablado de nuestra nueva vida como pareja cornuda, y los dos coincidimos en que este tipo de vida nos impulsa a un frenesí sexual, a querer cada vez más sexo. ¿Qué te parece esta situación? ¿Qué debemos hacer?
         Respuesta: La situación me parece magnífica. ¿Para qué os hicisteis una pareja cornuda? Una de las razones seguro que fue para  disfrutar del sexo y resulta que cada vez os apetece más y lógicamente disfrutáis más. ¿Qué debéis hacer? Pues tú hincharte a joder y tu marido hincharse a mirar cómo te joden y de otros placeres que se derivan de ese.


          Pregunta: El marido y la esposa han estado fantaseando durante largo tiempo acerca de que un hombre de color, con una buena verga, se la metiese a la esposa,  sin darse cuenta de que ambos tenían el mismo sueño. ¿Qué pasa con esta situación?
         Respuesta: No tiene que pasar nada. Lo que tenéis que hacer es recuperar el tiempo perdido! ¡Ah! Y esto es más frecuente de lo que algunos se imaginan, y suele pasar por la falta de comunicación en la pareja.


          Pregunta: Es lógico que la esposa esté disfrutando, pero ¿por qué también disfruta el marido?        
         Respuesta: Si el marido disfruta tanto como está disfrutando ella, es que él es un cornudo de raza; es un hombre que ya nació para cornudo o las circunstancias le han impulsado a hacerlo y ahora  cumple a la perfección con su cometido. 

martes, 27 de enero de 2015

¿DESDE CUANDO LOS CUERNOS?

       Esto de los cuernos nos rodea cada vez más, cada vez hay más fotos, más blogs y más publicaciones sobre este tema. Parece que lo  de los cuernos es un tema, una moda de hoy. Pero, ¿esto de los cuernos era algo que ya practicaban nuestros padres, abuelos, bisabuelos, etc.?

       Estoy seguro que sí, pero no solamente entendido como que la esposa engañaba al marido, sino también como lo entendemos ahora: que a los maridos cornudos nos gusta saber que nuestras esposas están con otro hombre, con un hombre que la hace disfrutar y mucho; y nos gusta que nos diga en nuestra cara que va a ir a joder con él. Los hombres somos los mismos ahora y hacía 200 años. Son muchas las obras literarias antiguas que tratan del tema de los cuernos. Creo que es un tema atemporal que se extiende de generación en generación.


       Mi madre tiene 60 años, pero está muy bien conservada pues se cuida mucho. Para mí fue una gran sorpresa cuando me dijo que  sabía que mi mujer estaba saliendo regularmente con otros hombres. Me sonrojé. Era una conversación muy extraña. Sí, dije simplemente. Mi madre continúo: Supongo que estarán acostándose con ella. ¡Es tan bonita y tan arrogante! A los hombres les gustan así. Me sonroje aún más. No sabía que decir. Mi madre, se sentó y tranquilamente me contó: Tu padre es un cornudo al que le gusta que me acueste con otros hombres. Él se va a pasear en los momentos adecuados o se queda mirando, según le dé.


Los maridos poco dotados y poco fogosos pueden ser muy complacientes. Apruebo lo que hace tu querida esposa, ¡es algo tan dulce y considerado de hacer! Dile que yo también lo hago. Y a ti te digo que disfrutes igual que disfruta tu padre”
       Para mí fue una gran sorpresa. A partir de aquella conversación comprendí muchas cosas que habían ocurrido cuando vivía con mis padres. Ahora todo tenía explicación.



       Cosa curiosa, los cuernos se repiten en mi misma familia: mi padre, mi madre, mi esposa, yo ¿Quizá mis abuelos y bisabuelos? ¿Quizá mis hijos? No lo sé.
       Cuando se lo comenté a mi esposa ella no se sorprendió. Y añadió: Tu madre hace lo mismo que hago yo y ella todavía está en buena edad para joder. Tiene buen cuerpo y es atractiva.


 No hay embarazos de los que preocuparse, tiene tiempo libre, dinero,  puede viajar. Los hombres con la edad perdéis vuestra capacidad de meterla, pero a las mujeres nos la pueden seguir metiendo perfectamente. ¿Por qué no va a disfrutar tu madre con otro hombre? Además me imagino que tu padre disfrutará limpiando el JARDÍN.


domingo, 25 de enero de 2015

PUESTA DE CUERNOS AMATEUR
RODRIGO nos manda unas fotos de su esposa lo que le agradecemos un montón. Las fotos “auténticas” tienen una frescura que no tienen las que aparecen en Internet ya que la mayoría están hechas por profesionales.
Desde luego que su mujercita y su amante no se andan con muchos preámbulos. Yo creo que ella se sienta encima de él para que la toque el coño y para sentir como le crece la polla que le van a meter.

Y cuando la polla ya le ha crecido, se ponen de pie para abrazarse y…
… para que él se desnude y ella, ya sin bragas, acaricie la polla con su culo y su coño. ¡Qué bien se lo tiene que estar pasando nuestro amigo cornudo viendo como su mujercita se está calentando ella y calentando al macho que se la va a hincar.
 Y tan  tiesa se la ha puesto al macho y tan cachonda está ella que no se aguanta ninguno de los dos y nuestro amigo RODRIGO ve como por primera vez le meten la polla a su esposa.
 



Imagino que después de correrse ambos con esa primera metida empiezan a jugar el uno con el otro: ella le chupa la polla, él la chupa el coño. Y la esposa de RODRIGO parece que se vuelve a correr ¡Qué buenos cuernos le está poniendo a su marido!
Ya basta de tanto juego, ahora toca joder de verdad. Los dos ya están desnudos. La polla de RODRIGO debe estar a reventar si es que no se ha corrido ya.
 

Ella se pone encima y todos empiezan a gozar. Ella moviéndose a su ritmo, el amante sintiendo como el coño de ella le rodea la polla y RODRIGO viendo y sintiendo como le crecen los cuernos. ¡Qué agradable es para nosotros, los cornudos, ver y sentir cómo nos crecen los cuernos! ¡Es uno de nuestros mayores placeres!
 Y cuando la esposa ya no aguanta más, cuando ya se va a correr (¿por tercera vez?) cierra las piernas todo lo que puede y jadea y jadea disfrutando y haciendo disfrutar a su marido.
 

       ¡Qué buena sesión de cuernos se han dado RODRIGO, su esposa y el macho! Imagino que RODRIGO pronto tendrá otra sesión. Su mujer está buenísima y no me extraña que en 6 meses haya jodido con 7 hombres diferentes. ¿Qué macho no va querer joder a una mujer tan atractiva y deseable? 
        RODRIGO, muchas gracias por tus fotos y a seguir disfrutando con tus cuernos. Cuando quieras nos mandas más fotos. Todos te lo agradeceríamos. 

martes, 20 de enero de 2015

IMPRESIONES DE MI ESPOSA

Yo, como esposa de un buen cornudo, tengo una gran sensación de libertad cuando estoy disfrutando con otros  hombres y no tengo en esos momentos un marido celoso y paranoico. Si quiero follar con un chico que me parece atractivo, todo lo que tengo que hacer es decírselo a mi marido y sé que tengo libertad para hacerlo. Para mí, tener el apoyo de mi marido es muy importante. Saber que él se excita cuando otro hombre me la está metiendo es  muy emocionante para mí.


 Por supuesto que estoy muy satisfecha de que un hombre de aspecto más joven, guapo y atractivo me quiera joder; eso me pone muy caliente y mentiría si dijera que no me agrada. Pero dormir solo con otro hombre para que me la meta me parece más como un engaño que un acuerdo satisfactorio entre mi marido y yo. Algunas mujeres van en determinadas fechas a acostarse con otros hombres  sin sus maridos y muchos maridos están de acuerdo con eso. Pero yo quiero que mi marido esté conmigo. Quiero que me vea como otro hombre me la mete y disfruta de mí, al tiempo que yo disfruto de él. Eso no quiere decir que alguna vez él no esté presente.


Yo no deseo que los celos o el resentimiento por haber estado jodiendo con otros hombres arruinen mi matrimonio o amenacen la libertad que tengo y que muy pocos hombres estarían dispuestos a concederme de una manera clara y abierta. Por ello soy totalmente clara y honesta con mi marido sobre mis amantes. Esto significa que no hay conversaciones secretas o reuniones con otros hombres que mi marido no sepa. También significa que mi marido, si lo desea, puede aprobar o rechazar a los hombres con los que me acuesto.
Al cornudo de mi marido  le gusta mucho que vista con ropa muy sexy y atrevida.


 Le gusta mucho acompañarme a una ciudad distante y ver como los hombres me miran, me desean, se acercan a mí y me proponen joder con ellos porque llevo una ropa muy sugerente, que dice claramente lo que quiero.
Esto nos satisface muchísimo a los dos. Mi marido en lugar de ser celoso por tener una esposa sexualmente “caliente”, se siente muy satisfecho por ello, y para él es una fuente de orgullo. (Al igual que para muchos otros maridos, más de los que pensamos, tener una mujer “caliente” es una fuente de orgullo).


Para mí es muy satisfactorio ver como hombres guapos, atractivos y más jóvenes que yo me desean. Y quedan tan satisfechos que prácticamente todos los que me la meten,  quieren repetir.
Mi marido trata con la casi totalidad de los hombres con los que follo. Algunos comienzan a burlarse de él por su supuesta falta de virilidad, pero a él eso no le importa mucho.


 Cuando se desnuda para ver como jodo con el nuevo macho su polla acalla cualquier comentario: es una polla de muy buen tamaño y se pone bien tiesa y bien dura; desde luego que no es la polla de un hombre al que le falta virilidad. En esos momentos, con sus gestos y sus palabras, él demuestra que no es un calzonazos. Lo único que le ocurre es que le gusta muchísimo ver como follo con otro hombre, eso le produce un gran placer. Y si a los dos nos gusta ¿qué hay de malo en ello?

sábado, 17 de enero de 2015

FOTOS

           En esta foto la esposa le puede estar diciendo a su esposo algo como esto: Maridito, tú solo piensa en cómo estas piernas se van a envolver alrededor del torso de un hombre con el que voy a joder y que me va a llevar a un orgasmo detrás de otro. Mientras piensas en lo que te he dicho, mastúrbate todas las veces que puedas. Cuando nos volvamos a ver sabremos cual se ha corrido más veces.

          El macho se ha corrido en la boca de esta esposa. Quizá le esté diciendo a su marido que pruebe la leche que le han echado tanto si le gusta como si no, y aquí viene la humillación, le ordena que limpie la polla que la ha llenado de leche. Cuando el se meta la cabeza de la polla en su boca ella sentirá un gran placer por lo que supone de dominación al marido y por la demostración de que es un magnífico cornudo.

         Esto es algo que raramente sucede, el amante de mi esposa corriéndose fuera de ella. Pero esta vez ha sido idea suya. Ella sólo quería mostrarme que, incluso corriéndose dentro de ella todo el fin de semana, su polla todavía echa una buena cantidad de leche cada vez que se corre. Esta imagen estará en mi mente la próxima vez que le vea gruñendo encima de ella.

          Esta foto muestra uno de esos momentos que tanto nos gustan a los cornudos: la  esposa vuelve a casa después de pasar una noche de fiesta con los amigos y el marido le pregunta qué tal ha jodido. Su polla habla de su excitación. En esos momentos a él no le importa ser el segundo plato.

        ¡Huy cariño! ¡Qué noche! Tenía una polla enorme. Cuando me la metió creí que me iba a partir en dos. Era una polla que estaba tan buena que hasta se me olvidó decirle que se pusiera un condón. ¡Lo siento cariño!

       Cuando una pareja cornuda va a una discoteca o a un club a buscar macho para que joda a la esposa casi siempre lo encuentran. ¿Por qué? Aunque el marido esté junto a ella, ella viste de una forma provocativa, dirige miradas y sonrisas que son señales para los hombres, y mientras el marido hace como que no se entera, señal inequívoca que es un cornudo. Además se dice que las mujeres, cuando están excitadas y buscan macho para joder, emiten feromonas que son captadas por los hombres, que normalmente van a esos clubs o discotecas a buscar hembras con las que joder.

          Esta esposa no se pone nerviosa mientras flirtea con otros hombres en una fiesta a la que ha ido con su marido. Para ella es muy emocionante estar rodeada de hombres y tener que escoger a uno para que se la meta. Y saber que su marido la está mirando y aprueba su actuación la excita aún más. Es una esposa perfecta para un cornudo perfecto.


Casi seguro que el cornudo  marido o novio mira desde la barra como su esposa o novia baila y coquetea con varios hombres, y que cada uno de ellos consigue cada vez un poquito más.
El que está a su lado ya habrá comprobado la tersura de sus tetas, ella ni siquiera ha intentado detenerlo. Hace unos momentos tendría su mano por debajo de su corta falda y habría sentido su coño recién afeitado ya que esta noche no lleva braguitas ni tanga. Posiblemente sea el que más le guste y le elija para que la joda. Es una suerte tener una esposa así.